Annabelle, lo que realmente pasó tras su desaparición

Hace unos meses, entrado de lleno el verano, saltaba a la luz una noticia que estremeció a una gran parte de la población. Annabelle, la terrorífica muñeca que se conserva en el museo del ocultismo de los parapsicólogos más famosos, Ed y Lorraine Warren, había desaparecido… Desde entonces, no tardaron en circular una gran cantidad de noticias sobre lo sucedido, mostrando la preocupación y el miedo que esta terrorífica muñeca —supuestamente poseída por un demonio— ocasiona. Por supuesto, en el bando contrario, los memes y las caricaturas tampoco tardaron en salir a flote —algunos de ellos muy originales, hay que reconocerlo—. Pero lo cierto es que nadie se pronunciaba sobre su posible paradero… Al menos hasta pasados unos pocos días después.

En este artículo he querido hacer una recapitulación de lo que ocurrió. ¿Dónde había estado exactamente Annabelle? ¿se había desatado de nuevo el mal que tanto atemoriza a los fans de El Conjuro y de la trilogía con el mismo nombre de la muñeca? Lo vemos enseguida.

Recapitulación: Lo que publicaron los medios sobre Annabelle

La supuesta desaparición de Annabelle tuvo lugar el pasado 14 de agosto de 2020, momento en el cual una gran multitud de medios de comunicación se hicieron eco de lo que había ocurrido. Cientos de titulares en la red, así como de distintos medios de comunicación alertaban de la preocupación por la desaparición de la muñeca Annabelle.

Algunos de ellos fueron Marca, GQ, El Tiempo, El Español, El Economista… Por supuesto, comenzaron a circular una gran cantidad de memes a través de las redes sociales, hecho que ayudó a difundir la noticia a prácticamente todo el planeta. Pero ¿Realmente se había escapado?

La verdad detrás de la desaparición de Annabelle

Al parecer, el bulo detrás de la desaparición de la muñeca Annabelle tuvo lugar por un error de traducción de un medio de comunicación chino. La confusión vino a raíz de una entrevista en la que participó la actriz Annabelle Wallis, estrella de la serie Peaky Blinders, del reboot de La Momia y protagonista de la primera película de Annabelle. Uno de los temas tratados durante la entrevista hablaba sobre la experiencia de haber trabajado con el actor Tom Cruise en la grabación de la película La Momia y de su afán por correr en las películas —e, incluso, reconoció haber corrido ella también—. Esta parte de la entrevista, al ser traducida al chino, dio a entender que Annabelle se había escapado, refiriéndose a la actriz. Sin embargo, alguien relacionó el titular con la muñeca, momento en el cual pudo haber tenido lugar la confusión.

Por este motivo, el yerno de los Warren (encargado del museo del ocultismo), Tony Spera, publicó un vídeo en el que desmentía que la muñeca había escapado. En él puede verse la mítica vitrina sellada de amuletos con Annabelle en su interior. Estas fueron sus declaraciones: “Annabelle no ha escapado. Aquí está, nunca ha dejado el museo. Es solo un rumor, muchas gracias por estar preocupados… yo también lo estaría si hubiese desaparecido, porque no es un juguete”.

En la misma línea, el actual director del museo, Chris McKinnell, hizo una publicación en Facebook en la cual desmentía lo ocurrido. En la misma explica lo siguiente:

“Hay rumores ridículos acerca de Annabelle, de que se escapó de su caja durante un intercambio de dinero y que ya no está en el museo. ¡ESTO NO ES CIERTO! Annabelle ha estado encerrada de forma segura desde alrededor de 1975. Es ocasionalmente colocada en una caja de exhibición viajera para eventos especiales”.

¿Quién es Annabelle?

La historia de Annabelle se remonta a finales de los años 60 cuando una madre regaló a su hija una muñeca del tipo Raggedy Ann, fabricada por el estadounidense Johnny Gruelle con el fin de ilustrar una serie de libros infantiles. Aunque el aspecto original del arquetipo es mucho menos aterrador que el del modelo empleado para las películas de terror, lo cierto es que la historia de esta muñeca de trapo con tirabuzones de color rojo no deja de sorprender. El relato oficial, contado por los investigadores Warren, data del año 1968, cuando un par de enfermeras jóvenes acudieron a ellos en busca de ayuda por una muñeca “poseída” que estaba aterrorizándolas.

Al parecer esta muñeca fue un obsequio de la madre de una de ellas, concretamente para la joven Donna, quien en el momento se encontraba estudiando enfermería. Donna vivía en un departamento con su roomie Angie, también estudiante de enfermería. Desde aquel momento, las dos jóvenes comenzaron a vivir extraños fenómenos en su vivienda. Entre los sucesos paranormales registrados se habla de movimientos de posición de la muñeca de una estancia a otra sin que nadie la hubiera movido previamente, cosa que en un principio relacionaron con al algún tipo de broma. Así mismo, relatan los hechos que en algún momento desde que la muñeca estuvo con ella encontraron varias notas con leyendas que indicaba lo siguiente: “Ayúdanos” y “Ayuda a Lou”. Lou era el novio de una de las estudiantes de enfermería, concretamente de Donna.

A raíz de ello, las dos compañeras de piso decidieron ponerse en contacto con una médium para investigar qué es lo que estaba sucediendo. Al parecer, la espiritista les indicó que la muñeca había sido poseída por el espíritu de una niña cuyo nombre era Annabelle Higgins, quien les solicitaba a las jóvenes vivir con ellas. Tanto Donna como Angie accedieron por lástima, sin embargo, la situación se tornó mucho más escalofriante, pues los sucesos paranormales comenzaron a desarrollarse con mayor frecuencia —aunque el detonante tuvo lugar con el intento de asesinato de Lou por parte del espíritu que habita en Annabelle—.

Fue en ese momento, concretamente en el año 1968, cuando las jóvenes decidieron contactar con el matrimonio Warren. Ed Warren (fallecido en el año 2006) y Lorraine Warren (fallecida en el año 2019). Los Warren les explicaron que los demonios no poseen objetos, sino que los utilizan para poder poseer a las personas y que este era el fin del ser maligno que habitaba en Annabelle. Los investigadores decidieron llevarse a la muñeca y encerrarla en una vitrina bendecida y sellada con varios amuletos para evitar que el mal pudiera escaparse. La misma fue colocada en el museo del ocultismo que ambos parapsicólogos tenían en su casa, junto a otros objetos malditos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .