Estados Unidos confirma la existencia de los OVNIs

Desde hace años la fenomenología OVNI ha despertado la curiosidad de cientos de personas. En el pasado era común que, en varios países —como en España—, los amantes de aquellos artefactos voladores provenientes de otros planetas fueran en su búsqueda pasando largas madrugadas en vela en mitad de la montaña. Bajo la luz de la luna contemplaban atónitos el cielo estrellado y despejado de la contaminación de la ciudad esperando, quizá, toparse con visitantes interestelares. Ahora, por fin, el mismísimo Pentágono de los Estados Unidos y la Marina americana se han pronunciado al respecto.

 

Ha pasado mucho desde aquello… Al menos 40 primaveras desde que grandes autoridades en materia ufológica, como Jacques Vallée, John Mooner, Sixto Paz Wells, Fabio Zerpa, Nick Pope o J.J. Benítez, se dedicaran a realizar ponencias sobre los avistamientos de seres de otra galaxia. También de aquellas escapadas al aire libre a la espera del ansiado encuentro, que en muchas ocasiones parecía haber sido comunicado telepáticamente a los expertos por los alienígenas con el fin de darnos señales de su existencia. Aquellas para las que uno se aprovisionaba con la tienda de campaña, mantas y varios cigarrillos y que, solo en contadas ocasiones, desembocaban en avistamientos de supuestos “objetos voladores no identificaos” recorriendo el horizonte mientras enviaban un guiño a cientos de espectadores atónitos y boquiabiertos durante unos eternos segundos. Ejemplo de ello fueron los populares encuentros en la tercera fase de las masivas visitas que recibía el volcán del Teide —en Canarias—. Un lugar que fue considerado mágico para muchos y en donde, aún, sigue perdurando la creencia de que una supuesta nave espacial se estrelló y sus restos fueron ocultados por el gobierno. Definitivamente los tiempos han cambiado —y no solo hablo de años—. La tecnología ha evolucionado notablemente. Lo que para aquel entonces era impensable hoy resulta ser una realidad indiscutible. Y es que hoy en día todos tenemos cámaras en mano gracias a nuestros dispositivos móviles, teniendo con ello la posibilidad de enfocarlos al cielo y registrar un posible fenómeno OVNI.

man-3794770_960_720

También ha cambiado la mentalidad. Uno ya no es mirado con la misma extrañeza de antaño si afirma creer en la existencia de objetos voladores no identificados alrededor de nuestra órbita, pues —afortunadamente— ya no nos creemos el centro del universo. Es más, hasta parece que los papeles han dado la vuelta y el no estar abierto a considerar dicha teoría puede convertir a uno en un ser de mentalidad cerrada. Incluso lo hemos observado con la reciente llamada de invasión al Área 51 (en Nevada) donde miles de participantes entraron a formar parte del grupo de Facebook “Storm Area 51”, llegando a superar los dos millones de integrantes. Un fenómeno inusual que comenzó como una broma y que supuso la detención de, al menos, 7 personas hasta el 20 de septiembre, fecha en que se citaba a los miembros del evento a invadir el lugar y rescatar a los alienígenas utilizando técnicas ninja al estilo del popular anime “Naruto” para evadir, así, las balas de los militares. Un evento que, además, fue utilizado por varias empresas  las cuales aprovecharon el efecto llamada para obtener algún que otro beneficio, ya sea económico o mediático, como el “AlienStock Festival” en donde se ofrecía cerveza Bud Light gratuita.

EEYqgn6W4AAK8Ak

Y es en este punto exacto donde uno observa que, por fin —y por primera vez—, Estados Unidos se ha atrevido a pronunciarse en materia ufológica y ha sido capaz de asimilar el cambio de actitud global en la mayoría de las personas. Una noticia que, a pesar de su relevancia, ha sido tan sutil que para muchos ha pasado inadvertida —y que, por este motivo, me decido a escribir sobre ella—. Todo comenzó el pasado mes de mayo cuando el imponente Pentágono de EE. UU. admitió que estaba investigando la presencia de OVNIs a través del portavoz del Departamento de Defensa, Christopher Sherwood. El responsable de la comunicación manifestó en una entrevista para The New York Post que “El Departamento continuará investigando, a través de procedimientos normales, los informes de aeronaves no identificadas encontradas por aviadores militares de EE. UU., para garantizar la defensa de la patria y la protección contra la sorpresa estratégica de los adversarios de nuestra nación”. También fue desvelada la existencia de una iniciativa secreta del gobierno denominada “Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales” (AATIP) que estudia e investiga los fenómenos aéreos no identificados. Sin duda, fueron unas afirmaciones que nos cayeron como jarra de agua fría a todos los que siempre hemos creído en los UFO siendo, por fin, confirmados por el portavoz del máximo organismo de defensa de los EE. UU.

pentagon-80394_960_720

Pero no todo acaba aquí. Las declaraciones han continuado y, por vez primera, se ha reconocido de forma explícita la existencia de los OVNIs. Estas últimas declaraciones las ofreció la Marina de los Estados Unidos al medio The Black Vault a través del portavoz de las Fuerzas Navales, Joseph Gradisher. El responsable de comunicación explicó que tres vídeos en los cuáles se ven a varios de sus pilotos persiguiendo extraños objetos voladores son reales y que se trata de fenómenos aéreos no identificados. “La Armada considera que los fenómenos contenidos en esos tres vídeos no están identificados. La terminología de fenómenos aéreos no identificados se utiliza porque proporciona la descripción básica para los avistamientos, observaciones de aeronaves u objetos no autorizados, no identificados que se han observado entrando u operando en el espacio aéreo de varios campos de entrenamiento controlados por militares”. El portavoz describió, así mismo, a los artefactos registrados en los vídeos como objetos “sólidos, blancos, lisos, sin bordes”, con forma de “un huevo alargado”. Los videos en cuestión son conocidos como “Gimbal”, “GoFast” y “FLIR1″ y pueden verse a continuación:

He de reconocer que estas noticias me exaltan por la importancia de las declaraciones, así como de los declarantes. A pesar de creer firmemente en la fenomenología OVNI, ahora me resulta incluso más reconfortante mirar al cielo esperando ver más allá de las simples nubes o estrellas y poder apreciar uno de aquellos objetos voladores no identificados que alimente mis ansias de investigador por obtener respuestas y continuar con la búsqueda del misterio. Sin embargo, me queda una cuestión. Si después de tantos años desde los primeros avistamientos —como el de Kenneth Arnold en 1947— obtenemos, ahora, una respuesta sólida sobre la existencia de esta fenomenología por parte de los Estados Unidos, ¿cuánto tiempo más vamos a necesitar para que reconozcan la existencia real de seres extraterrestres?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.